El trasplante cardíaco consiste en la implantación quirúrgica de un corazón sano de un donante humano en el cuerpo de una persona cuyo corazón está enfermo. El procedimiento se conoce como trasplante cardíaco ortotópico. El trasplante de corazón se realiza cuando la insuficiencia cardíaca congestiva o la lesión del corazón no puede ser tratada por otros medios médicos o quirúrgicos. Está resevado para individuos cuya esperanza de vida está por debajo de uno o dos años. La mayor parte de los pacientes que se someten a un trasplante suelen tener dos tipos de enfermedades. El primero y más frecuente es el daño irreversible causado por enfermedad de las arterias que irrigan el músculo del corazón, conocidas como arterias coronarias. El segundo en una enfermedad del propio músculo del corazón conocida como miocardiopatía que impide una correcta contracción del mismo. Esta miocardiopatía puede ser causada por una infección bacteriana o viral, puede ser hereditaria y en algunos casos idiopática, que significa que desconocemos la causa que la ha propiciado. Más raramente los trasplantes se realizan en pacientes con afectación de las válvulas del corazón, defectos congénitos, o patologías raras como los tumores cardíacos.

¿Quién es candidato?

Los recientes avances en las técnicas quirúrgicas y la mejora del manejo médico del rechazo de órganos después de un trasplante hacen que cada vez, un número mayor de pacientes con enfermedad cardiaca terminal sean candidatos a un trasplante de corazón. El principal factor limitante hoy en día es la escasez de donantes de órganos.

En general, los candidatos a trasplante deben ser menores de 65 años y sufrir una enfermedad cardíaca terminal, pero a su vez estar en relativo buen estado de salud que les posibilite soportar un proceso de esta magnitud. Hay cuatro preguntas básicas que deben ser respondidas por el paciente, su familia y los médicos que le evalúan:

-¿Se han considerado todas las demás opciones de tratamiento?

-¿Es probable que el paciente fallezca si no se le realiza un trasplante?

-¿El paciente está en buen estado de salud, sin infecciones activas ni otras enfermedades que le comprometan su vida?

-¿El paciente será capaz de estar comprometido y asumir el cambio del estilo de vida que el trasplante exige?

¿Qué enfermedades cardíacas se beneficiarían de un trasplante?

Los trasplantes de corazón se reservan para pacientes con insuficiencia cardíaca grave. Los pacientes que están demasiado enfermos para recibir un trasplante de corazón pueden ser seleccionados para recibir un dispositivo de asistencia circulatoria, ya sea como apoyo hasta que puedan recibir un trasplante, o como terapia de destino. A continuación se describen algunos de las principales enfermedades cardíacas que se beneficiarían de un trasplante.

Una Cardiopatía Congénita es una enfermedad del corazón que está presente al nacer y que puede afectar a los pacientes en su etapa adulta de muchas maneras. Este término abarca una amplia variedad de defectos cardíacos, incluyendo la comunicación interauricular (comunicación entre la aurícula derecha e izquierda), comunicación interventricular (un agujero en el músculo que separa los ventrículos derecho e izquierdo) o la estenosis pulmonar (un estrechamiento de la válvula que separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar).

Las Miocardiopatías o enfermedades del músculo cardíaco son un grupo heterogéneo de patologías que dañan directamente el músculo y que acaban afectando a su capacidad para bombear sangre a otras partes del cuerpo. Hay dos tipos fundamentales de miocardiopatías: las primarias, definidas como aquellas que afectan a la estructura o función del músculo del corazón y que no pueden ser atribuidas a una causa específica, y secundarias, que se asocian con trastornos del corazón u otros órganos.

La Enfermedad Coronaria es una de las principales causas de muerte de hombres y mujeres en España. Está provocada fundamentalmente por hábitos de vida poco saludables, como el tabaquismo o el sedentarismo, y por factores de riesgo derivados de éstos como la diabetes, la hipercolesterolemia o la hipertensión arterial. Esta enfermedad progresiva implica el estrechamiento de las arterias que alimentan el músculo del corazón. Esta enfermedad se puede manifestar fundamentalmente de dos formas: de una forma aguda y repentina como es un infarto agudo de miocardio; o de una forma silente y progresiva a través de la disfunción del funcionamiento del músculo cardíaco.

Las Enfermedades Valvulares del corazón son causadas por un número amplio de patologías como son los defectos congénitos, la fiebre reumática o la enfermedad valvular degenerativa. Las enfermedades de las válvulas del corazón surgen cuando una válvula no se cierra correctamente (insuficiencia valvular) o no se abre lo suficiente (estenosis valvular). En cualquiera de esos casos el corazón tiene que trabajar más para bombear suficiente sangre al cuerpo, llevando eventualmente a daño del músculo cardíaco. La insuficiencia cardíaca congestiva, el síncope (desmayo), y las arritmias son signos típicos de las enfermedades valvulares.

La Insuficiencia Cardiaca es el cuadro clínico que comparten muchas de las enfermedades previamente descritas. Se produce cuando el corazón es incapaz de mantener la circulación de sangre adecuada a los tejidos del cuerpo con la consiguiente falta de oxigenación y nutrición de los órganos. Los síntomas más comunes asociados a la insuficiencia cardíaca son la fatiga, la dificultad para respirar, el hinchazón de las articulaciones y el aumento de peso.

Esta Unidad con casi 30 años de experiencia es una de las de mayor volumen de nuestro país, habiendo realizado más de 800 trasplantes desde sus inicios. El programa de Trasplante Cardíaco en nuestro hospital nace de la mano del Dr. Figuera (cirujano cardíaco ya fallecido) y del Dr. Alonso-Pulpón (Jefe del Servicio de Cardiología en la actualidad) allá por el año 1984. Actualmente la Unidad está dirigida por el Dr. Javier Segovia Cubero, teniendo como Coordinador del Programa de Asistencia Circulatoria al Dr. Manuel Gómez Bueno.

En los últimos tiempos se realizan en nuestro centro alrededor de 20 trasplantes de corazón al año. Además somos Unidad de Referencia para la realización del Trasplante Cardiopulmonar, especialidad únicamente atendida en el Hospital de La Fe (Valencia) y en nuestro centro. El programa de Trasplante de Puerta de Hierro ha sido y es un referente a nivel nacional e internacional. El éxito de esta iniciativa no solo se mide en los resultados clínicos, el número de pacientes trasplantados con éxito ni en aquellos que vuelven a conseguir una vida productiva. La calidad de vida conseguida por nuestros pacientes durante el proceso antes del trasplante, la estancia hospitalaria y el manejo tras el mismo son un sello de calidad impreso desde los inicios del programa.

Los cardiólogos y cirujanos cardíacos del Hospital Puerta de Hierro tienen una larga y distinguida carrera orientada hacia el avance de la tecnología médica en favor de una mejor atención a nuestros pacientes. En este sentido surge la necesidad hace ya más de 20 años de emplear dispositivos de asistencia circulatoria que prolonguen la vida de los pacientes a la espera de disponer de órganos que permitan llegar a un trasplante. Esta trayectoria innovadora se ha consolidado en los últimos años, habiendo sido creado el Programa de Asistencia Circulatoria con mayor volumen y experiencia hasta la fecha en nuestro país. Estos dispositivos se emplean hoy en día con varias finalidades, entre las que destacan: como puente a la recuperación de una patología cardíaca reversible; como puente a un trasplante; o como medio terapéutico definitivo para aquellos pacientes que no son candidatos a un trasplante.

La última de las empresas en la que estamos actualmente embarcados es en el diseño de un sistema organizativo para la atención integral del shock cardiogénico. Estos pacientes de alta complejidad en cuanto a su manejo, suponen un reto todavía hoy.

Pero sin duda los pacientes son los verdaderos protagonistas y el eje central de nuestra actividad. Los receptores de un trasplante o una asistencia circulatoria no son meros espectadores pasivos. Han de participar en su atención. Deben ser proactivos e influyentes durante todo el proceso. Buena parte del éxito depende de su esfuerzo por mantener su salud a la espera de un órgano, de manejar los retos y desafíos físicos que suponen las cirugías complejas y de reintegrarse en la sociedad una vez pasado el período de recuperación. Ellos se enfrentan a muchos cambios de estilo de vida, a una vigilancia constante de su salud y a un amplio régimen de medicación y estilo de vida.

En definitiva, el equipo que conformamos esta Unidad se une a nuestros pacientes en su compromiso por mantener una buena salud y calidad de vida.

El Equipo: 

Jefe de la Unidad de Trasplante Cardíaco y Asistencias Circulatorias: Dr. Javier Segovia, MD, PhD

Coordinador del Programa de Asistencias Circulatorias: Dr. Manuel Gómez Bueno, MD

Jefe de Servicio de Cirugía Cardíaca: Dr. Alberto Forteza, MD, PhD