La ergometría es una prueba con fines diagnósticos o pronósticos para estudio de pacientes con dolor torácico con sospecha de padecer enfermedad coronaria, palpitaciones o arritmias en el esfuerzo, mareo o síncope en el esfuerzo o para valoración de su capacidad funcional. Igualmente sirve para estudiar la respuesta de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial durante el esfuerzo. Se puede conocer el consumo de oxígeno de su organismo.

¿En qué consiste?

La prueba se realiza caminando sobre una cinta rodante, mientras se aumenta progresivamente la velocidad y la pendiente de forma programada según un protocolo que elige su médico según la aptitud física del paciente y su capacidad para el esfuerzo. Mientras el paciente camina en el tapiz, se controla periódicamente la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y el electrocardiograma de forma continua, para lo cual el paciente permanecerá conectado a una consola con capacidad de registro en papel.

La prueba se detiene a petición del paciente por síntomas, por agotamiento o porque su médico detecta cambios o signos que indiquen que ha de finalizar.

¿Qué riesgos conlleva la prueba?

Pueden existir síntomas como cansancio muscular, mareo, angina de pecho, dolor de piernas, o signos como hipertensión arterial que se aliviarán o desaparecerán al cesar el ejercicio. Se pueden producir síntomas graves, como síncope, alteraciones del ritmo cardíaco graves, e incluso desencadenarse un infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca .

La prueba se desarrolla en el hospital con personal experimentado y entrenado en atender todas estas situaciones. El riesgo de mortalidad es excepcional de 1 por 10.000

¿Para qué sirve esta prueba?

Con ella se pretende reproducir los síntomas que nota el paciente en su actividad diaria cotidiana, establecer un diagnóstico y definir la actitud terapéutica más adecuada a cada padecimiento. También de ella se pueden derivar otras pruebas diagnósticas más complejas para completar el estudio.

Una vez completada la prueba, se elabora un informe y conjuntamente con los registros en cada etapa de electrocardiograma y de tensión arterial, así como otros parámetros, son añadidos a su historia clínica del hospital o se le entrega en mano si su procedencia es de otro hospital.